That kind of person…

Haciendo limpieza de contactos, personas, digital y personalmente, me encuentro con casos difíciles de resolver.

Personas que fueron agregadas por coincidencia o compromiso, por obtener información, por algún contacto de negocios o intereses en común, o porque realmente fueron importantes.

El problema es cuando esa importancia deja de ser presente y se transforma en pasado al perder contacto con dicha persona. Y la pregunta obligada es: ¿cómo es que alguien tan importante pasó a ser nada en la vida de la otra persona? y viceversa.

Hay tantas frases cursis sobre la amistad entre las que destacan:

“La verdadera amistad no se trata de ser inseparables, sino de ser separado/as y que nada cambie”

“No existe la falta de tiempo, sino de interés… porque cuando se quiere, la noche se vuelve día, el martes se vuelve sábado y un momento se vuelve oportunidad”

Y fastidiándome un poco por tardar tanto en redactar esta entrada, sigo pensando en ¿qué hizo que todo cambiara tan repentinamente?. Recuerdo “los buenos tiempos” tanto como “los malos tiempos” y hoy no son mas que “cosas que pasaron”.

No quisiera ser malagradecida pero tampoco encuentro una razón fuerte para que me haga seguir luchando por una causa perdida.

Por mi parte, lo único que puedo decir es que me llega a fastidiar un poco las actitudes que dichas personas han tomado. Pienso que siempre están esperando a ser buscadas y cuando eso sucede, niegan una cita por falta de tiempo. A pesar de esto, son las personas más humanitarias que se haya visto en las redes sociales de los tiempos modernos. Siempre compartiendo imágenes de “buena vibra”, humor, cachorros de animales con buenos deseos, pensamientos, frases, citas, y toda esa clase de spam que vemos en la red. Siempre acompañadas de frases como “para reflexionar”, “agradezco a dios por…”, “para todos mis seres queridos”, entre otras…

Esas personas que siempre están buscando ser y hacer un cambio en el mundo y en la humanidad, aquellas que quieren detener la guerra y la destrucción masiva así como el capitalismo, el consumismo y el materialismo desde una computadora o dispositivo móvil de la marca más cotizada en el mundo, en una cafetería que vende status social antes que café; para fines prácticos: hipócritas.

En fin, creo que ya he llegado al punto. Dichas personas que solían ser tan importantes en mi vida, dejaron de serlo porque el tiempo y la distancia no fueron sus aliados; el amor, amistad y cariño que sentíamos no eran tan fuertes como para estar “siempre juntos”.

Todo esto sin dejar de agradecer el tiempo que compartimos. Sin embargo, ahora es tiempo de decir adiós.

Adiós porque las personas, las situaciones, la vida cambian irremediablemente y no se puede dar la vuelta ni detenerse para que todo siga igual. Y habrá quien diga que no te puedes despedir así nada más porque la vida da muchas vueltas y nunca sabrás cuándo exista algún reencuentro. A mi parecer, en mi vida que escribo día a día, puedo despedirme cuántas veces y de quién quiera despedirme. La vida no vive sin mí, necesita de mí para existir y es por esto que yo soy quien toma las decisiones.

Ojalá les vaya bien en su camino de “amor para todos”  e intento fallido de hippie-hipster-pacifista-socialista-ambientalista y mucha hipocresía sobre quiénes son en realidad.

¡Hasta nunca Schlebach’s!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s