Alma destrozada…

Pensé que jamás me sentiría así por algo material, hoy me siento más destrozada que si hubiera perdido a un ser querido. 

Nada tiene que ver con algún capricho femenino ni mucho menos mi estado hormonal. Es algo que no es fácil de describir. 

A pesar de que fue un accidente totalmente inocente, no puedo reparar fácilmente el dolor. 

He aquí la prenda que he perdido. Ha sido lanzada arbitrariamente al escusado, y no fue acción mía. 

Siempre pensé en las soluciones a las situaciones imaginarias en caso de perderlo: si intentaban asaltarme, incluso pensé en que sería capaz de tragármelo y esperar su salida. Hurgar en mis propios desechos para recuperarlo. 

La situación fue muy similar y mi desesperación fue tal que metí la mano al inodoro para intentar recuperarlo. Sin embargo, era obvio que eso no sucedería. Tal vez solo lo hice para convencerme de que hice todo lo posible. 

Su historia comienza en mayo del 2009, cuando al graduarme de la preparatoria yo quería el anillo de la institución en donde estudiaba. Como su costo era demasiado alto y mi madre sabía cuánto anhelaba ese recuerdo, ella me compró uno con su estilo y gusto propio, pensando en que podría gustarme. Evidentemente me fascinó; incluso más que el de la escuela.  

Es por eso que es tanto mi dolor, porque me lastima demasiado haberlo perdido de una manera tan insignificante. 

No me gusta ser tan melodramática pero espero algún día poder sanar esta herida.

  

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s