Loneliness is making me disappear

Sometimes, I feel like drowning on dry land.

Like I said, disapperarances happen. Pains go phantom, blood stops running and people… people fade away.

There’s more I have to say, so much more but, I disappeared

Advertisements

Los trastornos alimenticios y la soledad

Quienes padecemos un TCA, ya sea anorexia o bulimia sabemos de lo que se trata este círculo vicioso que comienza de la nada, tal vez con un simple comentario que parece inofensivo, o una película, simplemente con un pensamiento, esto se traduce en la idea fija que viene a nuestra mente, ese parásito que tenemos dentro nuestro desde que nos levantamos hasta que acostamos y nos hace fijar nuestras ideas en la comida, el peso y como nos vemos, entonces es cuando la ansiedad, el odio hacia nosotros mismos ESTALLA, necesitamos ese momento de soledad, para nuestro atracón, comer sin saber por qué lo hacemos o mejor dicho comer para hacernos daño, luego esa pregunta existencial…

¿Por qué lo hice?, seguramente cortamos días o con la mayor de la suerte semanas de “rutina perfecta”, mucho ejercicio y pocos alimentos, pero ahí es donde se nos cae nuestro mundo abajo, el atracón sucedió, no quiero verme, no quiero que me vean, cancelo cualquier tipo de cita sin importar la excusa que deba poner, me encierro quiero desaparecer, vómitos, laxantes y un sin fin de lagrimas son alguna de las opciones, pero en todo ese tiempo hasta que volvemos a resurgir con la esperanza pero a su vez certeza que volveremos a caer, hay algo que nos acompaña y se llama SOLEDAD 
La que necesitamos como la principal de nuestros aliados sin saber que es nuestra peor enemiga, para quien no padeció la enfermedad, les puedo contar que tenemos la “capacidad” de estar solos aun reunido de muchas personas en una cena, no importa de que hablen, nosotros solo pensamos, ¿Cómo? ¿Me miran? ¿Cuántas calorías es esa rebanada?, etc. Incluso podemos estar solos cuando tenemos sexo, nuestro cuerpo esta ahí, pero nuestra mente piensa en ese rollito que imaginamos tener, en el ejercicio que debo hacer después. TENEMOS UNA ABSOLUTA INCAPACIDAD DE DISFRUTAR MOMENTOS, por eso sabemos que la enfermedad es un infierno.


Un infierno que nos hace aislar de las personas que queremos, un infierno que cada día nos recuerda que estamos solos, así exista un centenar de personas que nos ame, nosotros estamos convencidos que nadie nos quiere que nadie nos entiende. Para que entiendan nuestra enfermedad mental nos está consumiendo nuestro cuerpo pero principalmente nuestra mente.


PADECER UN TRASTORNO ALIMENTICIO ES SENTIR EL MAS PROFUNDO SENTIMIENTO DE SOLEDAD, por algo escucharan en casi todas las personas que lo superamos una frase que se repite y repite “VOLVI A NACER”, a mi me gusta decirle “DEJE DE CONSUMIR DIAS, AHORA LOS ESTOY VIVIENDO.

Por Pablo Agustín Morejón Marinoni

I think I’m understanding why I feel like this…

Since last week, I’ve been feeling like falling apart. That’s why I decided to stop eating again. Because feeling the pain of hunger is worth for someone like me. Someone who doesn’t worth for anything. Now, Ana is taking control of myself again. I leave my life in your cold arms. Please keep me and protect me up to the bones. Please Ana, take my voice, my willness… I want you to know that I tried so hard and got so far but, in the end it doesn’t even matter…

Since last week, this song got stuck in my head. I didn’t even know the whole lyrics. Now I understand them.

A letter from someone who’s broken

Writing is always a good idea to take the pain away.
When I write, I feel like I'm lowering down the pressure in my head, in my heart and in my soul. When I feel guilty, I need to write in order to think everything is going to be ok, even though it doesn't.
This week I made a huge decision. I'm trying to be a better person, a better woman, a better human being. All the time I'm always complaining about myself, my weight, my beauty and all my imperfections. That feeling of not being enough for anything, nor for anyone. I need to stop it and start doing something about it.
Somebody told me about suicide. That is a great way to die. Well, I'm sorry for being such a coward and don't doing it in the conventional way.
I stop eating again. Don't think it's a vanity thing. It's because I'm punishing myself because I've been such an asshole.
I think I've just give up. So, I'm doing this in my way.
Please don't think I'm going to be in a bad mood. Think that is part of the consequences I deserve, part of my own punishment.
At the end, think that I'm looking for my own suicide and finally it's going to be perfect.
Finally, I'm going to be perfect.

Now it's time to put on again all the masks because, THE SHOW MUST GO ON…

Recovery is not impossible, isn’t it?

30 de noviembre, Día Internacional de la Lucha Contra los Trastornos Alimenticios. Me pregunto, ¿en esta sociedad post-moderna, cuántas personas sabían que existía? Aquellos que siempre apoyan cualquier causa altruista: cancer, pobreza, obesidad, diabetes, discriminación, homosexualidad, animales, veganismo, política, religión… Y la lista sigue. 

  
Sin embargo, siendo realistas ¿qué porcentaje de la población mexicana se preocupa por los trastornos alimenticios? Anorexia, Bulimia, Trastorno por Atracón, Vigorexia, Ortorexia… 

  
¿Acaso los profesionales de la salud sabían sobre este día “tan especial”? ¿Médicos, psicólogos, nutriólogos, especialistas…? 

  
 ¿Cuántas instituciones públicas tienen un tratamiento integral para los desórdenes alimenticios y cuánto cuesta el tratamiento en una institución privada? 

  
Es patético que se quiera conmemorar un día por el cual exista una lucha y que únicamente una minoría sea consiente de ello. 

  
Probablemente mi blog lo lean miles de personas, probablemente lo lea solo una, pero ojalá que nos detuviéramos un momento a pensar sobre esto. Y es repetitivo decirlo pero, en México, no hay un tratamiento ideal para los desórdenes alimenticios y mucho peor siendo enfermedades mortales. 

De mi parte, no puedo desear más que un “Stay Strong” 

  

¿Que qué me da más miedo? 

  
En este día tan alegre y festivo para los mexicanos, he encontrado esta imagen tan estúpidamente mal direccionada. 

¿Cómo es posible que sigan promoviendo una cultura a la obsesión? ¿Por qué no promover un estilo de vida saludable en vez de preguntar qué da más miedo: morir o no ser físicamente perfecto? 

  
Puede que mi planteamiento parezca absurdo pero en México es un tema y una situación de salud que aún no toma la importancia que en realidad tiene. Existen escasas fundaciones para el tratamiento de los desórdenes alimenticios, los servicios de salud gubernamentales o un seguro médico privado no tienen tratamiento adecuado o simplemente lo niegan.  

  
No es un comentario o un argumento gracioso, porque dime preguntan no sabría qué responder con exactitud. Sin duda me dan pavor las básculas y cintas métricas pero también me da miedo caer tan profundo que no haya manera de salir. 

  
Me da miedo morir sin ser perfecta, sin tener medidas perfectas y pesar menos de 40 kilos midiendo 1.60 metros. Me da miedo morir sin ser delgada, sin tener piernas largas y estéticas, estómago y vientre plano del cual sobresalgan los huesos de mi cadera y mis costillas, sin que se me noten los huesos de la clavícula y mis pómulos se marquen en mi rostro. Eso es lo que me da miedo. 

  
Por favor, sean más inteligentes o conscientes en el contenido que publican ya que nunca saben cómo ni a quién le puede caer la piedra. Sé que habrá intolerantes que no conozcan la realidad de los desórdenes alimenticios y piensen que exagero. Sin embargo escribo esto para aquellos que ya lo saben o quieren saber más al respecto.