¿Cuántas calorías tienen tus críticas?

Anoche, al salir de trabajar, mis padres fueron a recogerme como un “lindo” detalle. Después de un segundo día tan fatídico, a pesar de no tener hambre, pensé que sería buena idea ir a cenar juntos.

Me llevaron a un lugar que les encanta. Yo no rechacé la idea con tal de probar algo nuevo. Al llegar al lugar, a pesar de que su recomendación eran tacos de bistec, preferí elegir lo que a mi me encanta: suadero y cabeza (tripa no había 😭😭😭), una orden de cebollas asadas y una cerveza Victoria. *Dato curioso: nunca me encantó la Victoria. Supongo que después de tanto, la sensación de extrañar a alguien que prefiere la cerveza oscura, adoptas las mismas costumbres.

Cuando traen mi orden, comienza la revolución…

Mi madre: “no sé por qué pediste de eso si te dije que los de bistec estaban mejor”

Quise darle gusto y pedí uno… era el taco con menos sabor que he probado en mucho tiempo.

Mi padre: “¿por qué pediste UNA ORDEN COMPLETA DE CEBOLLAS? Con media orden es suficiente”

Pasado el rato, pedí otros 2 de pastor, aunque fue imposible ver la cara de espanto de ambos padres porque la orden ya ascendía a 5 tacos…

Terminando los 5 tacos, aún quedaban cebollitas y casi media cerveza. Estaban por pedir la cuenta y les tuve que pedir que me esperaran para poder terminar.

Después de un rato de incomodo silencio, mi madre pregunta: “¿la cerveza tiene muchas calorías, no?”

Y comenzó la discusión entre ambos sobre cuánto engorda el alcohol, frente a frente, conmigo en medio, el tamaño de la mesa de la taquería hacía más incómodo el asunto. Las palabras cruzaban frente a mi cara, mis cebollas y mi cerveza, como si ninguno estuviera ahí.

Mi madre recordó que la interferencia en su plática de críticas vacías y sin sentido era causada por mi presencia e insistió en joder preguntando: “pero si a ti ni te gusta la cerveza, ¿o sí?, ¿desde hace cuánto la tomas? ¿Fue por culpa de Zamarripa verdad?”

¡Ay mi pobre e ignorante madre! Me limité a responderle: bebo desde años antes de haber conocido a José, con mis amigas en la prepa, creo que no recuerdan que mi primer borrachera fue desde la secundaria, en sexto de primaria ya me daba mis entrones con viña real…

Desafortunadamente, poco disfruté de la dosis de veneno que escupí porque mi padre fue más ágil y soltó la suya: “pues sí, pero con tu manera de comer tacos y otras porquerías más las cantidades que ingieres de alcohol, no terminas de entender que por eso subiste tanto de peso”

¡¿Pero qué coño acaba de decir?! Apenas puedo creer que se atreva a decir que he subido tanto de peso… así es, durante los últimos 4 años, me dediqué a subir más o menos 10 kg. La última vez que viví con mis padres, pesaba 45 kg… y ni siquiera recuerdo cómo logré pesar tanto, cuando lo menos que pesé fueron 39 kg.

Aún recuerdo melancólicamente mis hermosos 39… cualquier olor a comida me parecía repugnante, solo me alimentaba de agua, nopales, Coca Cola, de vez en cuando un Gansito para tener algo de azúcar en el cuerpo… recuerdo que era muy irritable y sensible, dormía mucho y salía poco, dejé de ir a la Universidad porque la debilidad me impedía levantarme de la cama.

También recuerdo desmayarme en incontables ocasiones, incluso hubo una vez en la que me desmayé al salir de la alberca de la universidad… no recuerdo cómo sucedió pero sé que si mi mejor amigo no hubiera estado ahí, quizá nadie se hubiera percatado y quizá me hubiera ahogado.

Aunque no me provocaba el vomito, recuerdo que mi estómago no soportaba la comida y vomitaba apenas comía más de 3 bocados…

Podría seguir y seguir contando experiencias sobre el tiempo que tuve anorexia… tiempo en el que me doy cuenta de que pude haber muerto, y a pesar de todas las consecuencias que eso me trajo, sigo aquí, por muchas razones que aún no comprendo.

También le di significado a la frase “aprendí llorando a amarme a mí misma”.

Por esta y muchas razones más, no puedo permitir que nadie, que no sea yo, intente hacerme daño con ese tema. Sí, soy y estoy gorda, sí, no soy suficientemente delgada, bonita ni soy suficientemente buena para tener a alguien que me ame y quiera quedarse a mi lado… sin embargo, YO decido comer o no comer y qué comer. Si se me antoja una ensalada, unos tacos, una cerveza o no comer nada en una semana, seré yo quien decida, y nadie, mucho menos mis padres, tienen el derecho a opinar sobre si está bien o mal.

Porque me hace mucho más daño que sus críticas sin sentido que tomarme una cerveza, fumarme un cigarro o beberme todo el cartón o toda una botella de Jack Daniel’s con una cajetilla de cigarros…

Advertisements

Happy birthday princess

It’s kind of funny how unstable my feelings are… like a roller coaster

First you’re down, getting slowly to the top. You’re afraid but you’re not sure if you’re going to enjoy it, you just let yourself go. When you’re on the top, you open your eyes and the panorama looks so beautiful, a great ephemeral shot. And then, you fall…

In my particular case, I hate roller coasters and heights. So, you can imagine how torturing could be to fall down without control. Yep, that’s kind of how my life goes every time.

Today, January 16th, it’s a very special day because I’m feeling that I can fall again without stopping. Today I feel more than ever that nothing else matters. I like my job, I like my life, I like my family and friends but I think it’s time to start the final countdown…

Why? Because even though I like my life I think it’s never good enough. My job, my life, my parents, my last relationship… I wasn’t good enough and I will never be.

I know I say this all the time but, this time nothing’s gonna stop me. I don’t have any reasons… I’ve noticed that I started this a few weeks ago… because of my job.

I wasn’t thinking about it, it just happened. And I noticed it one night while undressing myself, accidentally looked at the mirror and felt a little bit thinner… just a little but enough to noticed.

That was the first time in this days when I know she’s the only one who never goes away from me… Even though you go away and come back to me, you had shown me that you don’t belong to me.

You have shown it every single time and I didn’t want to see it because I love you so fucking much.

Please don’t think about me like “this stupid child with her tantrums about being thinner”. Please don’t underrate me. I know it’s nobody’s fault but mine, so you don’t need to scold me.

So, thank you for curing me of my ridiculous obsession with love. All the time I knew that it was too good to be true. I’m not blaming you, I’m only talking to you like you did to me.

Now, more than ever, I know I belong only to her…

HAPPY BIRTHDAY ANA!

Take me with you. Up to the bones…

Los trastornos alimenticios y la soledad

Quienes padecemos un TCA, ya sea anorexia o bulimia sabemos de lo que se trata este círculo vicioso que comienza de la nada, tal vez con un simple comentario que parece inofensivo, o una película, simplemente con un pensamiento, esto se traduce en la idea fija que viene a nuestra mente, ese parásito que tenemos dentro nuestro desde que nos levantamos hasta que acostamos y nos hace fijar nuestras ideas en la comida, el peso y como nos vemos, entonces es cuando la ansiedad, el odio hacia nosotros mismos ESTALLA, necesitamos ese momento de soledad, para nuestro atracón, comer sin saber por qué lo hacemos o mejor dicho comer para hacernos daño, luego esa pregunta existencial…

¿Por qué lo hice?, seguramente cortamos días o con la mayor de la suerte semanas de “rutina perfecta”, mucho ejercicio y pocos alimentos, pero ahí es donde se nos cae nuestro mundo abajo, el atracón sucedió, no quiero verme, no quiero que me vean, cancelo cualquier tipo de cita sin importar la excusa que deba poner, me encierro quiero desaparecer, vómitos, laxantes y un sin fin de lagrimas son alguna de las opciones, pero en todo ese tiempo hasta que volvemos a resurgir con la esperanza pero a su vez certeza que volveremos a caer, hay algo que nos acompaña y se llama SOLEDAD 
La que necesitamos como la principal de nuestros aliados sin saber que es nuestra peor enemiga, para quien no padeció la enfermedad, les puedo contar que tenemos la “capacidad” de estar solos aun reunido de muchas personas en una cena, no importa de que hablen, nosotros solo pensamos, ¿Cómo? ¿Me miran? ¿Cuántas calorías es esa rebanada?, etc. Incluso podemos estar solos cuando tenemos sexo, nuestro cuerpo esta ahí, pero nuestra mente piensa en ese rollito que imaginamos tener, en el ejercicio que debo hacer después. TENEMOS UNA ABSOLUTA INCAPACIDAD DE DISFRUTAR MOMENTOS, por eso sabemos que la enfermedad es un infierno.


Un infierno que nos hace aislar de las personas que queremos, un infierno que cada día nos recuerda que estamos solos, así exista un centenar de personas que nos ame, nosotros estamos convencidos que nadie nos quiere que nadie nos entiende. Para que entiendan nuestra enfermedad mental nos está consumiendo nuestro cuerpo pero principalmente nuestra mente.


PADECER UN TRASTORNO ALIMENTICIO ES SENTIR EL MAS PROFUNDO SENTIMIENTO DE SOLEDAD, por algo escucharan en casi todas las personas que lo superamos una frase que se repite y repite “VOLVI A NACER”, a mi me gusta decirle “DEJE DE CONSUMIR DIAS, AHORA LOS ESTOY VIVIENDO.

Por Pablo Agustín Morejón Marinoni

I think I’m understanding why I feel like this…

Since last week, I’ve been feeling like falling apart. That’s why I decided to stop eating again. Because feeling the pain of hunger is worth for someone like me. Someone who doesn’t worth for anything. Now, Ana is taking control of myself again. I leave my life in your cold arms. Please keep me and protect me up to the bones. Please Ana, take my voice, my willness… I want you to know that I tried so hard and got so far but, in the end it doesn’t even matter…

Since last week, this song got stuck in my head. I didn’t even know the whole lyrics. Now I understand them.

A letter from someone who’s broken

Writing is always a good idea to take the pain away.
When I write, I feel like I'm lowering down the pressure in my head, in my heart and in my soul. When I feel guilty, I need to write in order to think everything is going to be ok, even though it doesn't.
This week I made a huge decision. I'm trying to be a better person, a better woman, a better human being. All the time I'm always complaining about myself, my weight, my beauty and all my imperfections. That feeling of not being enough for anything, nor for anyone. I need to stop it and start doing something about it.
Somebody told me about suicide. That is a great way to die. Well, I'm sorry for being such a coward and don't doing it in the conventional way.
I stop eating again. Don't think it's a vanity thing. It's because I'm punishing myself because I've been such an asshole.
I think I've just give up. So, I'm doing this in my way.
Please don't think I'm going to be in a bad mood. Think that is part of the consequences I deserve, part of my own punishment.
At the end, think that I'm looking for my own suicide and finally it's going to be perfect.
Finally, I'm going to be perfect.

Now it's time to put on again all the masks because, THE SHOW MUST GO ON…